Cómo pagarte un viaje

by Alejandra 6 September, 2016

Estando en Florida, me di cuenta que muchas de las veces que queremos viajar pero no lo hacemos es simplemente por limitantes que nos ponemos a nosotros mismos. ¡Todo está en la mente! Y en este video quiero compartirte información que me ayudó a tener resultados y estar grabando este video en una ciudad que no conocía hasta ahora: Tampa.

Estoy súper feliz de poderte compartir esta experiencia porque es algo que sabía que eventualmente iba a pasar: Pagarme mi primer viaje. Lo único es que me di cuenta del poder que yo tuve en las decisiones que se tomaron para que esto pasara. Con esto me refiero a que, estando en Tampa, me di cuenta que si de verdad yo hubiera querido, ya hubiera viajado mucho más. Solamente era cuestión de decidirme.

En este video quiero compartirte lo que pasó por mi mente desde que tomé la decisión de viajar y conocer Tampa, Florida y cómo le hice para lograr pagarme mi primer viaje. Siento que a veces dejamos pasar el hecho de que la información es poder y, fue precisamente hasta que escuché sobre apasionarte por los resultados (hablo de esto en el video desde el minuto 1:55 hasta el minuto 2:30) que decidí tomar acción y punto.

Aprendí que estamos tan acostumbrados a pensar de cierta forma, que ya ni nos damos cuenta que nosotros nos ponemos nuestros propios límites. Por ejemplo, yo decía “Quiero viajar, quiero ser turista profesional y cuando tenga libertad financiera voy a conocer muchos lugares alrededor del mundo. Ahorita no puedo porque todavía no soy libre financieramente ni tengo suficiente dinero”. ¿Estamos de acuerdo que eso simplemente son excusas? Grabé este video desde FLORIDA, un estado que jamás había pisado. Esto es la prueba que de que se puede, se puede. Es solo cuestión de que tú digas: LO HARÉ.

Una de las cosas que dije en mi video que me sigue impactando y lo traigo conmigo todo el tiempo es: Estamos tan rodeados de nuestra situación actual, que pensamos que ahorita no podemos y no vemos más allá. Somos nuestras propias excusas y eso es lo que nos detiene. Cuando realmente quieres algo, buscas los medios para lograrlo… Sin importar nada (obviamente tomando en cuenta de no hacerte daño a ti mismo ni a tu alrededor con esos medios haha).

¿Cuál fue mi mayor obstáculo?

Había algo que me detenía bastante: El tener que ahorrar o juntar dinero para el viaje… Pues soy una persona que está firmemente decidida en generar ingresos residuales precisamente para no tener que estar ahorrando toda mi vida para poder hacer las cosas que quiero. Yo estoy 100% segura que quiero viajar por el resto de mi vida y, cuando me visualizaba haciéndolo, me veía ya con libertad financiera y mucho dinero para usar en estos viajes. Por lo tanto, no me veía a mí pagándome un viaje en el presente… ¿Si me explico? Lo visualizaba todo el tiempo pero NO AHORA, si no, mil años después cuando ya sea millonaria Y NO, YO QUIERO VIAJAR DESDE AHORITA. 

Entonces estos pensamientos estuvieron jugando con mi mente durante mucho tiempo como excusas. “Yo voy a viajar cuando ya tenga el dinero para hacerlo…” es lo que pensaba, como si tuviera que pagarlo todo de contado 😂 Ósea sí, el objetivo de todo lo que estoy haciendo es ser libre, ser millonaria y que algún día pueda pagarme un viaje a Dubai con tan solo lo que genere EN UN DÍA de ganancias $$$, pero no solo por eso voy a detener el viajar el día de hoy.

¿Cómo cambié mi perspectiva?

Aceptando que todo esto SIMPLEMENTE ESTABA EN MI MENTE y estaba yo sola no dejándome avanzar. Como sabemos, todo es mentalidad. La forma en la que vemos las cosas es por como pensamos. Así que con este siguiente frase te resumo la solución para que te pagues tu siguiente viaje:

Hay una diferencia muy grande entre visualizarte e imaginar que viajas y que te lo pagas todo… A realmente sentirte capaz de hacerlo.

Hasta que me vi CAPAZ de pagarme un viaje, fue cuando lo hice… Así de sencillo. Aunque claro, “easier said than done”. Es muy fácil decirte “hey, solo cree en ti mismo y listo” pero cuando intentas hacerlo… Ahí viene el verdadero desafío, y esos obstáculos son diferentes para cada persona. A veces involucrarán miedos, retos, cosas que no te gustan hacer o que no quieres enfrentar, etc… Pero ahí es donde tú te preguntarás y decidirás: ¿VALE LA PENA?